Kids

Sesiones fotográficas infantiles

En las sesiones Kids tengo una clara filosofía: ¡el o la protagonista de la sesión debe pasárselo pipa! Y un objetivo: hacer unas fotos muy naturales y que realmente reflejen la personalidad del niño o la niña. Que dentro de unos años veáis esas fotos y recordéis esos gestos tan característicos suyos a esa edad, esa forma de bailar o esa sonrisa sincera. Por ello, me gusta que os lo toméis como una actividad divertida, un paseo por el campo, una salida a ese parque tan chulo donde os encanta ir a jugar.

 

En los cambios de ropa que elijáis podéis incluir el uniforme del equipo deportivo que les encanta, el disfraz del personaje de la peli que os obligan a ver una y otra vez, o lo que se os ocurra y con lo que ellos se sientan identificados. Pero no sólo son bienvenidas las aficiones, también las mascotas si las tenéis.

Son además una regalo perfecto para un cumpleaños, y podéis usar las imágenes para un libro de firmas, para la papelería decorativa de la mesa dulce o incluso para la tarta, por lo que si esta es vuestra idea podemos usar atrezzo temático*, como globos, gorritos de fiesta, confeti, etc.

Estas sesiones duran aproximadamente una hora y media, en la que podéis cambiarles de ropa hasta un par de veces veces (no os aconsejo más porque no les suele gustar y rompemos la dinámica de la sesión y su buen humor).